martes, 7 de agosto de 2018

La Costa Azul

Humedad, olor salino y a crema solar, piel recalentada bajo el sol, mosquitos, sombreros, ropa ligera, clara, no siempre bien conjuntada, pies semidescalzos, mochilas.

Recuerdos de días junto a la costa aprendiendo idiomas, conociendo culturas, absorbiendo hábitos y rutinas diferentes, aprendiendo a vivir.

Soledad y extrañeza del recién llegado que obligan a conversar, que llevan a conocer. Nuevas amistades, efímeras, duraderas, mas todas válidas en esta experiencia cosmopolita.


Timidez, morriña, duda... Libertad, adaptación, comodidad. Espigada sombra solitaria convertida en luz multicolor.

Risas, sonrisas, confesiones, saludos, encuentros... Melancolía, tristeza, despedidas, nostalgia...

Gracias.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios y aullidos nocturnos dan vida a este blog. Anímate a contarnos que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.