domingo, 1 de julio de 2018

Mi relación con la escritura

Tras tanta inactividad por mi parte en este blog, creo que el tema que nos concierne hoy es el más adecuado. Mi relación con la escritura es algo extraña: me gusta crear textos pero, a la vez, encuentro excusas para no hacerlo. En ocasiones, son razones de peso: preparación de exámenes, redacción de trabajos, semanas ajetreadas, etc. En otras, son nimiedades: tengo tiempo libre mas, sabe quienquiera que sea por qué, no escribo. Cuando me encuentro inmersa en la última situación surgen pensamientos como estoy cansada, no estoy inspirada... no es un buen momento para que escriba. "¿Pero no decías que te deleita escribir?" Sí, cierto, de hecho, lo he mencionado al principio de este pequeño "ensayo". Quizá necesite explayarme más para hacerme entender.


Escribir me entretiene, me llena. Me encanta hacerlo y ver a otros hacerlo. Los textos, sean del tipo que sean y nos gusten los géneros que nos gusten, tienen un no sé qué que los hace especiales. Consiguen interesarnos o aburrirnos, alegrarnos o entristecernos, enfadarnos o motivarnos; en resumen, logran que ciertas emociones surjan en nuestro interior. Por eso la escritura es tan poderosa y me gusta tanto, porque nos pone en contacto con circunstancias, opiniones o estados de ánimo que puede que de otra forma nunca, o pocas veces, llegásemos a experimentar.


Sin embargo, y estoy segura de que cualquiera que escriba - aunque no se llame a sí mismo escritor - entenderá lo que intento expresar, hay veces que, por mucho que uno desee escribir, simplemente no sucede. Incontables son las temporadas en las que he estado libre para escribir y no he podido, bien porque no surgen ideas en ese momento, bien porque antiguas ideas no resuenan conmigo, o bien porque estoy ante un "conflicto de intereses" - y no, no estoy utilizando la expresión en términos jurídicos -. ¿A qué llamo "conflicto de intereses" entonces? Se lo llamo a una situación en la que me gustaría dedicar tiempo a dos o más cosas que me gustan y en la que una de ellas siempre gana. De esta manera, a pesar de que quiera escribir, si surge un viaje, un encuentro con familia o amigos a los que veo de tanto en tanto o una oportunidad para avanzar en mis estudios, mi escritura creativa o libre queda dejada de lado. Es horrible oír a alguien que dice encontrar placer en la escritura decir esto, lo sé, pero es parte de mi realidad como persona que escribe - no me considero una escritora, sólo una mera aficionada a las letras -.


En conclusión, mi relación con la escritura es una entre el amor y la pasividad involuntaria. Soy consciente de que necesito encontrar un equilibrio entre mis temporadas productivas e improductivas y es algo que llevo intentando hacer mucho tiempo. Irónicamente, escribir, para esta persona que escribe, puede ser muy complicado, sobre todo cuando la mayoría de "buenas" ideas salen a la luz cuando más ocupada estoy. En fin, supongo que mi contradictorio "monólogo" ya se ha extendido lo suficiente.







domingo, 6 de mayo de 2018

¡¡FELIZ DÍA DE LA MADRE!!

Para este día en esta estepa, quisiera salir de la cueva a cazar algo para poder mantener el equilibrio de la vida.

domingo, 28 de enero de 2018

Fotogramas mudos

Ventanas una vez abiertas
están cerradas,
ausencia de luz, 
todo lo absorben.
Tejido vaporoso nubla
reflejos, recuerdos, rostros,
se dibuja una sonrisa ausente.

Quietud inquietante 
paraliza
emociones, razones,
gestos.
Halo blanco rodea cuerpo
y desvanece...





domingo, 27 de agosto de 2017

Colisión de opuestos

Aunque no te lo creas, yo soy tú y tú eres yo. Puede que te resulte una auténtica desconocida, mas somos una. Quizás nuestra decisión de empezar de cero, tú en sentido literal y yo en figurado, nos haya despistado por un momento.

Ahora tienes en tus manos tu primera oportunidad para vivir, yo mi segunda. Permíteme que te aconseje, puesto que tú no tienes por qué cargar con mi pasado; bueno, nuestro pasado. Mis orígenes han de quedar atrás para tí, aunque no en el olvido, ya que tú has nacido gracias a ellos. Preocúpate de mirar hacia delante sin que eso te impida disfrutar del ahora. Sé lo suficientemente sabia como para saber cuándo es necesario recurrir al recuerdo para evitar cometer los mismos errores. No te obsesiones con querer alcanzar un estereotipo ni una imagen idealizada de tí misma. Tú has traído y estás trayendo cambios, cambios positivos que nos hacen crecer como persona. Estás empezando a conseguir lo que yo nunca podría, mas lo que las dos sí podemos.


Por último, quiero que tengas en cuenta una cosa: siempre habrá malos días, semanas e incluso años, pero también los habrá buenos.

Mi lucha, tú lucha, nuestra lucha acaba de comenzar.



domingo, 20 de agosto de 2017

Marea

Mar Omar
tu mi ra da me embelesa
como las olas solas inundan mis pensamientos.

Tus cabellos coralinos flotan
hasta que se enredan en el fondo
y se anclan,
y hacen tu alma más pesada,
y tu corazón se encoge,
y surge la densa niebla.

Mar Omar,
¿por qué desapareces en el horizonte,
cediendo a los deseos de Calypso?

A través del gran cristal veo la luz,
la superficie;
pero los gritos de tu madre cada vez
se oyen más lejos.
Desistes.
Dejas de luchar.
¿Para qué más desgracias?


Tu película te muestra imágenes de la gente
ahí arriba, al otro lado.
Están seguros en el seno de su madre.
Ellos que tanto se quejan... Lo tienen todo,
lo tienen todo y no se dan cuenta.

Ya no oirás más disparos,
ni tu mar, Omar, se teñirá de rojo.
Liberas tu último aliento mientras
tu madre llora.

Mar Omar,
aquel que perdí entre las olas.
Algún día la gente que todo lo tiene
despertará y se perderá en tu
mi...
       rar.